Juventud y emprendimiento para salir adelante

Juventud y emprendimiento para salir adelante

La juventud debe ser motor del cambio frente a los desajustes socio-económicos actuales. Para ello es preciso que nuestros jóvenes rompan con la dinámica que hay establecida a nivel macro, donde apenas les son ofrecidas oportunidades.

Muchas voces autorizadas refrendan la importancia de que una actitud emprendedora, que no reivindicativa, debe preponderar entre la juventud:

El economista Ángel Pes y el filósofo Norbert Bilbeny afirman en Emprender con responsabilidad que los jóvenes no son el futuro sino el presente. “El futuro pertenece a las sociedades que faciliten el despliegue de la capacidad emprendedora de los ciudadanos —aquellas que defienden y fomentan la libertad— porque alumbrarán las nuevas empresas que convertirán los problemas actuales en oportunidades para mejorar la calidad del sistema productivo”.

Por su parte, David Alva, presidente de la Confederación Española de Jóvenes Empresarios (que congrega a 18.500 personas), considera que los jóvenes para triunfar deben tejer una red de contactos; ya no funciona la base piramidal.

En esa misma línea se manifiesta José picó, de la ONG el iniciador: “antes de la Revolución Industrial los conocimientos se transmitían de una generación a la otra. El trabajo en cadena acabó con ello y ahora se está recuperando el compartir”.

Las nuevas tecnologías deben ser un canal potenciador de la iniciativa juvenil. A este respecto, cabe citar el ejemplo del emprendedor Sebastian Lindström. “En 2007 cruzamos África con una cámara, en transportes públicos y durmiendo con la gente a la que grabábamos. Las ONG nos encargaban vídeos y con ese pequeño dinero sacábamos a la luz otras historias”, cuenta. Desde entonces, este sueco licenciado en Hong Kong ha rodado en 40 países.